Cómo dominar los retrocesos y proyecciones de Fibonacci

Desde hace casi cien años los niveles de Fibonacci han fascinado a traders e inversores por su utilidad a la hora de sentir y medir las emociones del mercado. Sin embargo, tras esta misteriosa secuencia numérica también se esconden numerosos errores que suelen cometer muchos traders que intentan aplicarlo en su trading.

Orígenes de los Niveles de Fibonacci

Fibonacci fue un matemático italiano del siglo XII/XIII revolucionario en su tiempo, de la zona de Pissa. Fibonacci fue un mote que se lo pusieron a título póstumo, porque era hijo de un comerciante italiano con dicho nombre, que tenía delegaciones comerciales por el norte de África con multitud de relaciones con el mundo árabe y el mundo indio.

Su hijo marchó con él al norte de África para ayudarle con el comercio y ahí se puso en contacto con los sistemas matemáticos árabes y el sistema numérico indoarábico, que es el de los números que conocemos hoy en día y basado también en el sistema decimal en el que se utiliza también el cero. 

Se considera que Fibonacci introdujo en Europa la numeración que hoy en día conocemos, pero es más conocido entre los traders por una secuencia que lleva su nombre, que es la secuencia de Fibonacci. Ésta consiste en una secuencia numérica que tiene una serie de propiedades muy curiosas.

Propiedades de la Secuencia de Fibonacci:

La primera propiedad que tiene es que cada número de esa secuencia es la suma de los dos anteriores.

1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233…

Además, si dividimos un número por el siguiente de la secuencia, el resultado tiende a 0,618

1/1= 1 ; 1/2=0,5 ; 2/3=0,66 ; 3/5=0,6 ; 8/13=0,615 …

También, si dividimos un número por el anterior, tiende a 1,618

13/8=1,625 ; 21/13=1,615 ; 34/24=1,619…

Por último decir que si dividimos un número por su alterno, tiende a 2,618 o su inverso 0,382

13/34=0,382 ; 34/13=2,615 …..

Este es el origen de los niveles o números de Fibonacci que están basados en esta secuencia numérica.

En matemáticas hay muchas secuencias con propiedades muy curiosas y ésta es una de ellas, pero debes saber que lo que le ha dado un fuerte impulso y halo de misterio a la secuencia de Fibonacci es que el 1.618 se considera la proporción áurea, es decir la proporción perfecta de todas las cosas.

Además se consideraba que tenía un carácter divino por ser una ley universal que explica cómo evoluciona todo aquello que tenga un ciclo de crecimiento y decadencia, y sobre la que se construyen muchas estructuras en la naturaleza.

En la época más anterior a Fibonacci esta proporción áurea ya lo utilizaban los antiguos griegos, como Platón. Con ella se explica mucho de los fenómenos de la naturaleza que crecen basados en estos ratios.

Por ejemplo la disposición de los pétalos de las flores, la distribución de las hojas en un tallo o las nervaduras de las hojas de los árboles, la longitud del brazo, entre otros. En arquitectura, concretamente en el Partenón en Grecia, Atenas, las partes del techo y las columnas mantienen esta enigmática proporción. 

Para los traders tiene bastante importancia, porque se parte de la base de que los mercados se expanden o contraen en ratios derivados de los movimientos de precios anteriores. 

Es decir, hay que comprender que los mercados son entidades vivas, está compuesto de millones de individuos con todos sus miedos, sus incertidumbres, sus ganas de ganar dinero. Y todo ello es lo que mueve el mercado y no deja de ser un conjunto de emociones que se representa en el precio.

Qué son los niveles de Fibonacci

Los niveles de Fibonacci son porcentajes de retroceso o de proyecciones en el avance de la cotización del precio, en los que se suele detener el precio tras impulsos o correcciones. Es decir, a medida que evolucionan las cotizaciones, y van creando esa secuencia de avances y retrocesos tan característica, lo harán en proporciones que coinciden con estos niveles de Fibonacci.

De ahí que sean tan útiles para nuestras estrategias de trading, ya que si sabemos usar los niveles de Fibonacci adecuadamente, podremos predecir lugares de parada del precio en los que aprovechar y subirnos o salirnos de una tendencia.

Esos avances y retrocesos guardan relación con los ratios de Fibonacci en muchas ocasiones, y por lo tanto los niveles de Fibonacci se convierten en una herramienta muy interesante para analizar, proyectar y anticipar posibles puntos de giro o de parada del precio.

Retrocesos de Fibonacci

Cuando hablamos de retrocesos de Fibonacci nos estamos refiriendo a niveles a los que el precio va a retroceder tras un avance sustancial o una tendencia anterior, para corregir o consolidar antes de continuar la tendencia anterior.

Es frecuente ver muchas interpretaciones sobre los distintos niveles de retroceso de Fibonacci en los que nos debemos fijar, sin embargo, los más importantes son éstos: 

  • El 61.8%, que si te fijas es algo muy próximo a los 2/3
  • el 50% o el equivalente a 1/2
  • el 38.2% o su equivalente a 1/3

Sí hay una tendencia y después de esa tendencia se produce un retroceso  que llega hasta el 38.2, querrá decir que ha retrocedido algo más de 1/3, pero que 2/3 de la tendencia anterior siguen vigentes, por lo tanto psicológicamente no ha hecho demasiado daño esa corrección, ha sido pues una corrección pequeña.

Sin embargo si la corrección llega hasta el 50%, la mitad de lo que ha subido anteriormente o bajado durante la tendencia se ha perdido en la corrección, por lo tanto el mercado estará muy sensible.

Esto psicológicamente tiene mucha importancia y no digamos si el precio es capaz de retroceder tanto como 2/3 tercios en torno a 61.8 del avance anterior, entonces en ese caso el mercado se queda tremendamente preocupado. Significa que eso tiene una repercusión psicológica muy grande.

Proyecciones de Fibonacci

Como su nombre indica las proyecciones de Fibonacci intentan detectar niveles hacia dónde puede proyectar la tendencia en curso. Por lo tanto, si tenemos una tendencia y trazamos los niveles de proyección de Fibonacci, si lo hacemos correctamente y sabemos interpretarlos bien, podemos hacer predicciones de hasta dónde puede llegar la tendencia en curso.

Los niveles de proyecciones de Fibonacci más importantes en los que debes de fijarte son estos tres. Observa que es lo mismo que para el caso de los retrocesos, pero poniendo el 1 delante.

  • Para 61.8% sería una proyección de 161.8%
  • Para 50%, tendríamos una proyección de 150%
  • y para 38,2% sería una proyección de 138.2 %

En definitiva, lo que están haciendo estos niveles de Fibonacci, tanto de retrocesos como de proyecciones, es que si realizamos un estudio de estos niveles, nos detectan soportes y resistencias psicológicos que pueden estar más o menos ocultos, que no tienen por qué coincidir con ningún nivel anterior.

Deben tener una fuerza psicológica importante, y por lo tanto si el mercado retrocede o avanza hasta ese nivel es muy probable que reaccione, porque son niveles psicológicos.

Cómo usar los niveles de Fibonacci en trading

Los retrocesos de Fibonacci sirven para detectar zonas de posible parada o consolidación tras una tendencia, es decir, si tu estas siguiendo una tendencia y ves que inicia una posible consolidación y ha realizado un máximo y se queda dudando el precio, puedes realizar un estudio de Fibonacci, y cuando lo realiza puedes establecer zonas de posible parada en las que te subirás a la tendencia.

Las proyecciones de Fibonacci, en cambio, nos sirven para determinar objetivos del precio. Hasta dónde puede avanzar antes de realizar una primer parada. Las proyecciones, por lo tanto, también sirven para detectar zonas de soporte o resistencia ocultos.

No hay una única forma de trazar los niveles de Fibonacci. Hay múltiples formas de hacerlo, y al final los que funcionan mejor son aquellos en los que existe una coincidencia de niveles, en los que tras realizar varios estudios de niveles Fibonacci, al menos dos de ellos coinciden con niveles importantes, prácticamente en el mismo nivel.

Niveles de Fibonacci:

Veamos algunos ejemplos sobre niveles de Fibonacci, tanto de retrocesos como de proyecciones, para que veas cómo funcionan. El uso de los niveles de Fibonacci depende de uno mismo y de su experiencia. 

Primer Ejemplo: Se despliega el estudio de los tres niveles principales: el 0.382, el 0.5 y el 0.618.  En este caso vemos que funciona muy bien el nivel 50. En algunos pares como la libra dólar (GBP/USD) funciona muy bien. En la imagen vemos que el precio avanzó, luego retrocedió ese 50% y luego continuó.

Segundo Ejemplo: Tenemos un arranque del movimiento y retrocedió de nuevo al 50%, posteriormente continuó. Aquí está trazado desde abajo, dónde se podría haber hecho un segundo estudio y lo más seguro es que este nivel coincidían en el 61.8 también.

Tercer ejemplo: De nuevo avanza y retrocede al 50%, para luego continuar.

Cuarto ejemplo: Primero con un movimiento pequeño, que retrocedió hasta el 50% y luego continuo, para posteriormente con un nuevo arranque de impulso de la tendencia contraria, cuando avanzó, retrocedió de nuevo al 50% (ó 0,500, que es lo mismo) y luego continuó.

Quinto ejemplo: Este es muy representativo ya que incluye retrocesos y proyecciones. Observamos que el precio avanza, retrocede, avanza. Posteriormente retrocede hasta el 50% y continúa, se para exacto en el 138.20 y luego continúa clavado hasta el 161.8.

¿Cuáles son los niveles de Fibonacci más importantes?

Como norma general, si el impulso anterior ha sido fuerte, lo más probable es que cuando se produzca la corrección ésta se detenga en el 38.2

Si lo piensas tiene todo el sentido. Si hemos tenido un impulso potente y ha avanzado rápidamente, eso quiere decir que lleva mucho impulso detrás, y por lo tanto mucha inercia.

Por lo tanto, es difícil pensar que se pueda producir un retroceso hasta un nivel tan avanzado o tan alejado como el 61.8% o más allá del 50%, porque sería llevar la contra a gente que ha movido el precio con fuerza en dirección contraria. Esto es como un petrolero o como un barco grande, el mercado pesa, tiene inercias. Una vez que arranca en una dirección, esto no se puede dar la vuelta como un galgo a toda velocidad, no es tan ágil.

En consecuencia, si ha arrancado con fuerza y ha realizado ese movimiento con fuerza, casi con un avance parabólico, lo normal es que retroceda poco y por lo tanto si retrocede poco lo hará hasta el 38.2, que es el primer nivel de Fibonacci. Si el avance es lento entonces es más probable que sea capaz de consolidar hasta un nivel más profundo: hasta el 61.8% o hasta 50%. Es pura lógica.

>