¿Deberías Estudiar Econometría si Quieres Ser Un Buen Trader?

Seguramente cuando estabas en la escuela, no tenías idea de que algunas materias aparentemente no son difíciles, como la econometría, y podrían ser muy útiles en una carrera comercial. Sin embargo, ¡ni siquiera sabías que querías ser Trader!

En primer lugar, es posible que te preguntes de qué estoy hablando.

¿Qué es exactamente la Econometría?

En pocas palabras, los economistas desarrollan modelos econométricos utilizando las matemáticas para explicar la relación recurrente entre una o más variables económicas. 

Por ejemplo, la investigación puede conectar la cantidad que los individuos gastan en bienes de consumo con el ingreso disponible y puede esperar que el consumo aumente a medida que aumenta el ingreso disponible.

Los banqueros centrales necesitan saber el probable impacto de los cambios en las tasas de interés oficiales sobre la inflación y la tasa de crecimiento de la economía.

Los políticos necesitan saber si un aumento en los impuestos conduciría a un aumento en el desempleo.

Estudios oficiales

La realidad es que en ninguno de estos estudios oficiales te preparan para ser trader. ¿Significa entonces que hay que tener mucho dinero para poder estudiar y llegar a ser trader? Afortunadamente la respuesta es no.

Vivimos en una época en la que el conocimiento es libre y hay muchas personas que ponen su experiencia al servicio de los demás a poco coste o incluso de forma gratuita a través de Internet.

Ser autodidacta

Como ocurre con todas las profesiones hay muchos titulados que han aprobado sus exámenes pero no tienen experiencia real ni conocimientos prácticos sobre su titulación. También hay muchas personas que sin titulación oficial tienen unos conocimientos y una experiencia asombrosa que les abre las puertas del mundo profesional.

Un trader que aprenda por su cuenta no tiene porque ser peor trader que uno que haya hecho un máster en mercados bursátiles. Al fin y al cabo lo que importa es la dedicación y la pasión que se tiene por aquello a lo una persona se quiere dedicar. Con esfuerzo, estudio y práctica se puede conseguir un conocimiento que no te va a dar ninguna universidad.

El error más común entre los jóvenes que cursan estudios universitarios o que ya los han finalizado es pensar que en la carrera han aprendido todo lo que tienen que saber.

La realidad es que en la universidad solo se adquiere una formación básica que luego debe ser reforzada con la experiencia, la dedicación y el estudio de los libros de donde proceden los temarios. Un verdadero profesional no deja de estudiar y de actualizar sus conocimientos en ningún momento de su vida.

>