Ichimoku ¿Qué es y como se usa?

¿Qué es el Ichimoku?

El Ichimoku es un elegante y completo indicador con mucha sabiduría japonesa en su haber. Este indicador permaneció oculto por su autor durante varias décadas.

El Ichimoku es un indicador tendencial diseñado en Japón en los años 30 por un periodista especializado en trading llamado Goichi Hosoda. Creó un equipo de 7 personas para desarrollar un gran número de optimizaciones mediante un intenso trabajo manual, ya que entonces no había ordenadores. Les llevó bastantes años llegar al diseño que conocemos hoy en día. 

Este equipo buscaba un indicador con el que ser capaz de detectar de un vistazo el sentido de la tendencia y las posibles zonas de soportes y resistencias. El nombre de Ichimoku proviene del pseudónimo con el que Hosoda firmaba sus artículos. Este sistema de graficación permaneció en el más absoluto secreto hasta 1950. 

Ese año Hosoda reveló a un grupo de amigos cómo se calculaba, pidiéndoles bajo palabra que lo mantuviesen en secreto durante al menos 10 años más. Y cumpliero con su promeso. Finalmente en el año 1968 Hosoda público nada menos que 7 volúmenes con todo su conocimiento sobre el Ichimoku y en poco tiempo se convirtió en una técnica de enorme popularidad entre la comunidad financiera japonesa. 

En los años 70 y 80 con el desarrollo de los grandes bancos japoneses por el mundo, se produjo un intercambio de conocimientos con los analistas occidentales que quedaban sorprendidos al ver en las pantallas de los ordenadores de sus colegas japoneses las líneas del Ichimoku, y así es como llegó a occidente. 

La idea que subyace detrás del indicador es que el tiempo es valioso y que el mercado se mueve tras los desequilibrios que hay entre la oferta y la demanda.

Cómo se construye el Ichimoku

El Ichimoku tiene 5 elementos que se incluyen en el gráfico de precios de una forma muy similar a las medias móviles, y generalmente se grafica sobre las velas japonesas.

Estos elementos son por orden:

  • El Tenkam, que consiste en una línea que se traza uniendo el valor medio del precio de los últimos 9 periodos, y es que el Ichimoku vemos que en lugar de usar el precio de cierre, como las medias móviles más habituales usa el punto medio del precio, es decir, el punto intermedio que hay entre el máximo y el mínimo del periodo en cuestión.

    Que para el caso del Tenkam estándar es de 9 periodos. Es una forma muy elegante de medir el rango medio del precio, o lo que es lo mismo, un nivel de Fibonacci del 50%, qué es un nivel con una importante carga psicológica para el mercado.

Al Tenkam también se le llama a veces línea de retorno, por su proximidad al precio, al tratarse de una especie de media móvil rápida a la que el precio regresa con mucha frecuencia.

  • El Kijun, segundo de los elementos, que es como el Tenkam pero en lugar de 9 periodos toma el punto medio de los últimos 26 periodos. Es como una media móvil algo más lenta e incluye justamente el precio medio del último mes de cotizaciones de la Bolsa de Japón, que antes de la Segunda Guerra Mundial, que es cuando se diseño el indicador, abría 6 días a la semana o 26 días al mes.

    Podemos pensar por qué el Tenkam entonces es de 9 y no de 6, si la semana de trading era de 6 días. En este sentido Hosoda no lo deja muy claro, pero parece ser que llegaron a esa cifra a base de prueba y error, y probando mucho parámetros diferentes y viendo que con 9 funcionaba mejor. 

Así que de momento tenemos ya dos líneas,  una con el precio medio de más o menos la última semana y la otra con el precio medio de más o menos el último mes. Esto le confiere unas características especiales: simple, elegante y potente.

Vamos a centrarnos en ver los dos elementos que componen lo que se conoce como nube en este indicador.

  • El Senkou Span A, primer elemento de la nube, que es el punto intermedio entre el Tenkam y el Kijun.   Es decir el punto intermedio del punto intermedio de 9  y 26 periodos, o lo que es lo mismo una especie de media ponderada de esos periodos.

Como toma un periodo tan largo, de 52 periodos, es frecuente que se encuentre cierto tiempo plano, a la espera de que se produzcan nuevos máximos o mínimos que superen los de los 2 últimos meses.

  • El Chikou, último elemento del Ichimoku, especialmente simple e ingenioso a la vez. No es más que el gráfico de líneas del precio y en este caso atrasado 26 periodos.

Cómo usar el Ichimoku en el trading

Hemos observado lo mucho que se parece a las medias móviles occidentales, por lo que no debe sorprendernos que el uso del Ichimoku es más apropiado para mercados tendenciales como ya expliqué en un artículo anterior sobre las medias móviles.

Pero el Ichimoku, además de detectar tendencias como las medias móviles, consigue con el desplazamiento hacia delante y hacia atrás de sus elementos detectar soportes y resistencias ocultos.

Uso del Ichimoku para soportes y resistencias

Hablemos primero de la detección de soportes y resistencias o zonas de probable parada del precio. Por orden y según su importancia, de menos a más, son:

Cuando el precio toca el Tenkam o promedio de los últimos 9 periodos, que es como una media rápida, porque en ese momento equivale a que ha retrocedido el 50% de los últimos 9 periodos. Aquí es probable que realice también una pequeña parada.

Cuando el precio toca el Kijun o promedio de los últimos 26 periodos, se produce un retroceso del 50% de ese periodo, y por lo tanto es probable que realice también una parada. Estos dos, Tenkam y Kijun, son soportes y resistencias de menor entidad o fuerza, pero interesantes para detectar pequeñas paradas.

Luego tenemos la nube, que como recordaremos, está compuesta por las líneas Senkou, y normalmente actuará como un soporte o resistencia probable y de bastante más importancia.

Es más, cuanto más gruesa sea la nube, más resistencia se encontrará el precio para atravesarlo. Y esto tiene toda lógica porque recordaremos que una es el punto medio de los 52 últimos periodos, o lo que es lo mismo el 50% del retroceso de los dos últimos meses, y la otra línea es como una media ponderada de los últimos 26 y 9  periodos, y es por tanto una zona de equilibrio entre oferta y demanda de esos dos periodos.

Por último tenemos el Chikou, del que recordamos que es el gráfico de precios, trazado en línea sobre el cierre y retrasado 26 periodos. Pero lo llamativo de haberlo retrasado es que si el Chikou se encuentra con el precio al subir o bajar, se topará con un soporte o resistencia, porque estará tocando el nivel de precios que había hace 26 periodos y por lo tanto será una zona donde haya posiciones y órdenes a la espera.

Además, si el Chikou toca el Tenkam, el Kijun o la nube, también actuarán de soportes o resistencias, por lo que es muy fácil detectar visualmente esas zonas de soportes o resistencias ocultas. Dicho de otra forma, es la dirección que debería tomar el precio si quiere estar libre y encontrar el camino de menor resistencia.

Uso del Ichimoku en tendencias

Al igual que ocurre con las medias móviles, necesitamos que los elementos del Ichimoku estén alineados en la dirección de la tendencia que estamos buscando, es decir, para una tendencia alcista el precio debe encontrarse por encima de la nube, así como el Tenkam y el Kijun, pero además es bueno esperar la confirmación adicional de que el Chikou se encuentre también por encima de la nube.

Así que respecto a su uso el indicador Ichimoku nos indica en qué dirección va la tendencia y nos ayuda a subirnos a las mismas en sus consolidaciones de distinto grado, por lo que puede ser muy útil para diseñar sistemas tendenciales.

Por ejemplo, si el precio cruza por encima de la nube, podemos esperar a que el Chikou también cruce por encima de ella, y después podemos esperar algún tipo de consolidación menor cuando el precio retrocede hasta algún soporte por debajo, Tenkam o Kijun, para subirnos a la tendencia.

Como una idea, los stops se podrían colocar al otro lado de la nube, que es el nivel de soporte más importante que indica el Ichimoku.

Uso del Ichimoku en agotamientos de tendencias

Pero el Ichimoku también nos ayuda a detectar puntos donde la tendencia es probable que se dé la vuelta, ideal para diseños de sistemas antitendenciales. Podemos hacerlo observando si la nube está engordando o se está afinando.

Si observamos hacia delante y vemos que la nube se está achatando, nos fijaremos a qué precio y cuando se vuelve muy fina la nube, porque cuando eso ocurra es bastante probable que haya un giro en la dirección contraria del movimiento actual del precio.

Y lo mismo pero a la inversa: Si durante una tendencia vemos que la nube va incrementándose, quiere decir que la tendencia está sana y que la probabilidad de vuelta es mucho más baja.

Una cuestión que surge, la distancia a la que está el precio de la nube, en el periodo actual, no es significativo. No es como con las medias móviles, con las que podemos decir que cuanto más alejado está el precio de las medias móviles, más sobrecomprado o sobrevendido estará el precio.  Esto no ocurre así con el precio de la nube.

Parámetros del Ichimoku

Hasta ahora hemos estado mostrando el Ichimoku con los parámetros 9, 26 y 52, que son los genéricos. Es posible plantearse si son suficientes o debemos cambiarlo para distintas temporalidades o mercados, ya que al fin al cabo estos parámetros se diseñaron para un mercado en gráficos diarios y que abría 26 días al mes. 

Si no realizas una investigación detallada que te demuestre qué parámetros deberías cambiar, lo mejor es simplemente dejar los estándar y verás que funcionan realmente bien en todas las temporalidades.

Quizás porque los usa mucha gente y generan unos niveles en los que ya se fijan muchos operadores. Además los mercados de divisas, y muchos CFDs abren prácticamente 24 horas y durante 26 días al mes, por lo que los parámetros genéricos tienen sentido en gráficos diarios.

No obstante, hay autores que adaptan los periodos según el mercado. Si es Bolsa o mercados con cierre diario podrían poner 5, 22 ó 44, que son los días en los que están abiertos. 

Por otro lado hay operadores que no usan todos los elementos del Ichimoku.

Una reflexión más: el Ichimoku es muy interesante para mercados que abren las 24 h, ya que como no tiene un cierre de mercado en sí mismo, el dato de cierre de velas o barras no tiene demasiado interés.

Sin embargo, como el Ichimoku usa el precio medio del rango entre el máximo y el mínimo de un periodo, resulta de mucha utilidad porque es una especie de consenso entre la oferta y la demanda de ese rango de tiempo.

Conclusiones sobre el Ichimoku

En resumen, el Ichimoku, a primera vista puede parecer puras líneas y manchas, pero si conoces bien qué representa cada elemento y los investigas por separado, verás que en conjunto ofrecen mucha información útil, tanto para detectar tendencias como para zonas de posible parada en consolidación o vuelta.

No hay nada mágico detrás, sino puro sentido común, una vez que conoces cada elemento y como siempre la única manera de conocerlo bien, a fondo, es que realices un trabajo en profundidad con él, lo investigues bien en y tomes los elementos que más te puedan interesar.

>