La temible estrategia Martingala

La estrategia Martingala, estuvo de moda durante el siglo XVIII, fue introducida por el matemático francés Paul Pierre, y es una herencia de los juegos de azar de los casinos. La estrategia consiste en doblar la cantidad de dinero apostada cada vez que se pierde, de tal forma, que a largo plazo, asegura una esperanza matemática positiva para el jugador.

Cuando un trader abre una posición, sabe de antemano cuánto puede perder si la operación sale mal. Lo primero que pensamos es qué proporción de mi capital estoy dispuesto a arriesgar en esa operación. Es decir, no pensamos en cuánto podemos ganar, si no en cuánto podemos perder. Y limitamos esa cantidad a una proporción tal que si encadenamos una serie de operaciones perdedoras, nuestra cuenta de trading no sufra excesivamente.

Siempre recomendamos a todo el que comienza, que arriesgue del 1% a 3% de tu capital de trading en cada operación. Y mucho menos aumentar el riesgo de las siguientes operaciones para recuperarse de una serie de pérdidas. Jamás se debe hacer así. A eso se le llama martingala, pésima y destruye cuentas con una enorme facilidad y en muy poco tiempo.

La forma más sencilla de ejemplarizar el sistema martingala, es con el juego de azar de cara o cruz. Hay dos opciones en cada lanzamiento, puede salir cara o puede salir cruz, las probabilidades de acertar con el movimiento son del 50%. Elijo cara, lanzo la moneda al aire y sale cruz.

El inconveniente, es que puedo lanzar 20 veces, y salir las 20 el mismo resultado, bastante improbable, pero totalmente posible.

Vamos a realizar un ejemplo práctico, de como sería un juego de martingala. Lanzamos una moneda al aire. Apuesto 1 USD y pierdo.
En la siguiente tirada, doblo mi apuesta inicial (2 USD). Si pierdo, estaré perdiendo el doble, pero si gano, habré recuperado mi apuesta inicial, más un euro.

Vuelvo a perder. Doblo otra vez, ahora apuesto 4 USD. Si gano, estaré recuperando mis tres USD perdidos, más un euro. Si pierdo, estaré perdiendo 4+2+1= 7 USD.

Si vuelvo a perder, doblaría la apuesta anterior. Como aposté 4 USD, apostaría 8 USD.

Así lo podemos prolongar hasta el infinito, y mi ganancia máxima sería de 1 USD. Si gano en la primera mano, habré ganado un 50%, pero si vamos alargando las apuestas, el riesgo se multiplica hasta el infinito, y el beneficio resultará ridículo.

Si estás pensando en implementar una estrategia de Money Management tipo Martingala, te aconsejamos que lo piense mejor, y si en definitiva, quieres asumir tan alto riesgo, te recomendamos que realices bien tus cálculos.

>