Psicología del Trader – Errores

Los traders deben tener un nivel de mente fría y racionalidad muy desarrollado para no caer en tentaciones ni pánicos de mercado. Un buen trader no debe dejarse llevar por sentimientos emocionales en el mercado, ya que esto puede significar grandes perdidas. Es una de las partes más difíciles de controlar en un trader, y sin embargo es una de las habilidades más importantes para que un trader sea exitoso.

La psicología es un elemento clave en las operaciones financieras, y la forma en que tú percibes y reaccionas al operar puede tener un importante impacto en tu éxito. En este módulo repasamos algunos de los elementos de la psicología del trading e identificamos algunos errores comunes a los que se debe prestar atención. 

Psicología y trading

La psicología, cómo te sientes en relación a tus operaciones y cómo respondes a ellas, es una parte fundamental de las operaciones y sin embargo, con frecuencia, es un factor que se pasa por alto.

Todos los traders ven los mismos precios, leen las mismas noticias y analizan los mismos gráficos, entonces ¿qué hace que algunos operadores obtengan rentabilidad y otros no?

Emociones

Una amplia gama de emociones puede afectar a tus operaciones, tanto en sentido positivo como negativo. Las operaciones emocionales pueden tener diversas formas, pero casi siempre son una mala idea.

Miedo: a algunas personas les resulta difícil hacer la transición del uso de una cuenta demo con fondos virtuales a una cuenta de operaciones real. Cuando su propio dinero está en juego, pueden sufrir la ansiedad de que su operación se paralice. Si en algún momento se encuentra afligido, recuerda lo que ha aprendido en el entorno de prueba, que puede resultarte de gran ayuda.

Codicia: cuando tus operaciones van bien, resulta natural estar emocionado por la posibilidad de conseguir ganancias aún mayores. En esos momentos resulta fundamental seguir las normas de tu plan de trading: si los signos indican que es hora de cerrar la operación y recoger tus ganancias, no sigas esperando sólo por la ilusión de ganar aún más dinero.

Estrés: es lógico evitar operar en momentos de estrés. Un problema o una preocupación, familiar o laboral, pueden nublar tu juicio y afectar a tus operaciones.

Alegría: del mismo modo, los momentos especialmente felices pueden afectar a tus operaciones. Podrías sentirte demasiado optimista y correr riesgos que en otra situación no tomarías. Ten en cuenta cómo afectan tus sentimientos a tus decisiones.

Enfado: deberías evitar, en especial, las reacciones irreflexivas. Así, por ejemplo, nunca deberías intentar volver al mercado después de una operación con pérdidas. Algunas veces puedes sentirte enfadado contigo mismo por haber tomado una decisión errónea; considéralo como una experiencia, dado que nadie puede hacer lo correcto todo el tiempo y todos aprendemos de nuestros errores.

 Operar según sentimientos

Debes intentar evitar incluir tus sentimientos en la toma de decisiones. Algunos inversores cometen el error de quedarse anclados a unas acciones que fueron rentables en el pasado, sin considerar la situación actual.

Sólo porque un instrumento haya funcionado bien en el pasado no significa que, automáticamente, vaya a ser rentable en el futuro.

Por desgracia, los Índices y las Acciones no recuerdan los buenos tiempos igual que tú y, por supuesto, al mercado no le importan las impresiones personales que tú puedas tener de él.

 Paciencia

Efectivamente, la paciencia es una virtud en las operaciones y se aprende, fundamentalmente, a través de la experiencia. Después de iniciar una operación, debes darle tiempo al mercado para que reaccione como tú deseas. No seas impaciente y cierres la posición antes de que el mercado tenga tiempo para evolucionar.

Del mismo modo, los mercados en crecimiento que ya han evolucionado son un signo de falta de disciplina. Si pierdes una oportunidad, déjala pasar. Es mucho mejor que te apartes y esperes a que aparezca la próxima señal evidente, en lugar de iniciar una operación cuando ya ha pasado el momento.

 Mantener la Calma

Es más probable tomar decisiones informadas y prudentes cuando se estás tranquilo y se piensa con claridad. Ve dos formas de reducir tu nivel de estrés:

1. Elabora un plan de trading y cíñete a él. Un plan de trading es una forma de tomar decisiones evitando las reacciones emocionales, todo lo que tienes que hacer es implementarlo sin ningún tipo de sentimiento.

2. Opera con tamaños razonables. Un tamaño de negociación menor indica que no debes preocuparte por cada pequeña operación. Ninguna operación debe provocarte una cantidad excesiva de estrés. Si te pegas a la pantalla de tu ordenador por miedo a cada movimiento, el mercado te está diciendo que reduzcas sus operaciones hasta un tamaño que te resulte más cómodo.

Algunas personas son más tranquilas que otras simplemente por su propia naturaleza, pero el mundo de las operaciones financieras puede ser frenético casi para la mayoría de las personas. Cuando el ritmo de los mercados sea demasiado, busca estrategias para mantener la mente fría y los nervios calmados.

 Ser Resolutivo

Sin embargo, la otra cara de la moneda de ‘permanecer tranquilo’ es la importancia de ser resolutivo. Necesitas estar dispuesto y listo para actuar porque tu abanico de oportunidades puede ser escaso, especialmente cuando las cosas evolucionen tan deprisa como lo permiten los mercados financieros.

No tengas miedo de cometer pequeños fallos en algunas ocasiones. Si sigues tu plan de operaciones y gestionas tus riesgos con cuidado, pronto aprenderás las técnicas necesarias para mejorar tus posibilidades de rentabilidad.

En nuestro módulo de Gestión del Riesgo: 5 Reglas Básicas del Money Management que deberias seguir te explicamos cómo protegerte de pérdidas excesivas.

Feliz Trading!

– MasterTradingFX Team

>